La sartén me tiene negra

Vacaciones 2010. Galicia. A Coruña. Malpica.
Como todos los años, aprovechamos nuestras vacaciones y nos cogemos un par de semanitas para escaparnos al norte huyendo, como decimos nosotros, del “vuelta y vuelta”. Cogimos un apartamento super chulo en el centro del pueblecito. Estábamos a un minuto del puerto y a otro de la playa. El pueblo era precioso y el tiempo nos acompañaba…. pero… el mometo llegó:
Hora de fregar.

Habíamos hecho tostadas para desayunar (él con aceite y yo con azúcar, que me gustan más)… y la sartén se nos había quedado negra. A la hora de ir a limpiarla, el negro no salía y mi novio me contó el truco que tenía su madre para estos casos:
Echa agua en la sartén con un poco de lejía y ponla al fuego. Poco a poco el negro se irá despegando.

¡Funcionó! Y evitamos rayar la sartén 🙂

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *