La cucharacha… la cucharacha… ya no puede caminar… por casa

Entras en casa… cucaracha (s).
Vas al baño en mitad de la noche… cucaracha.

Dejas la ropa en una silla para la mañana siguiente y cuando te la vas a poner, lo primero que te preguntas es… ¿cucaracha?

Así no se podía vivir. No sabíamos que hacer… nada era eficaz…

Un día hablando del tema, alguien nos dio el mejor remedio: PIÑAS.

Por intentarlo no perdíamos nada, así que nos fuimos a un pinar y recogimos piñas… las pusimos por todas partes… y no volvió a aparecer ni una!! Además no nos hemos gastado ni un duro! Si alguien tiene problemas con las cucarachas… que lo pruebe… ¡Funciona!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *