No puedo evitarlo.

¡Lo sé, lo sé! Las comparaciones son odiosas, pero en este caso, no puedo evitarlo. Esta mañana me han mandado un vídeo de un cachorrito blanco precioso, uno de esos que todos queremos en casa y esperamos que no crezca nunca.

Y según lo estaba viendo, me ha recordado a mi cachorro, a mi trasgu. Y es que, los dos están aprendiendo a darse la vuelta. Alejandro ya tiene controlado de boca arriba a boca abajo, ahora nos queda al revés. ¡No veáis la ilusión que nos hizo a su padre y a mí la primera vez! Tenemos unos 15 vídeos del momento 🙂

Mirad, a la derecha, lo que veía en el vídeo. A la izquierda, lo que veía mi cabeza:

Os dejo un enlace al vídeo por si queréis echarle un ojo.

Vídeo cachorro dándose la vuelta

¡Feliz jueves a todos/todas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *