Mi mini-monólogo: El parto. Parte I. ¿Es pis o he roto aguas?

Siento el retraso con el mini-monólogo, he estado con gastroenteritis y solo tenía fuerzas para dormir. Ahora ya estoy bien, así que esta semana tendréis doble ración de mini-monólogo para celebrarlo… ¡bieeen!

Os cuento, hace unos días vino a nuestro mundo la pequeña Candela (¡Bienvenida!), la hija de unos amigos de toda la vida de mi marido, y me ha dado un poco de moriña recordar lo mágico que fue aquel día. Así que hoy os contaré cómo vino #ElTrasgu al mundo. Primera parte.

3,2,1… ¡empezamos!

El domingo 21 de septiembre de 2014 nos reunimos toda la familia para ver a Álvaro, el primito de mi Trasgu, que había nacido en agosto. Comí panchitos y poco más… (raro, raro porque el embarazo me había convertido en una aspiradora) pero no me sentía yo muy católica. Y al llegar a casa, mi marido quería salir a pasear como cada noche…

“No, ¡por favor!  Yo lo que quiero es hacerme bicho bola” (más si es posible, estando de 40 semanas – para entonces era el modelo “huevo” de aspiradora)…

Haciendo pucheros me sacó al rellano. “Vaaamos, que seguro que al peque le viene bien”… Claro esto del chantaje psicológico funciona, y lo sabe (os recuerdo mi mini-monólogo: http://bit.ly/Monologo_MiMarido) pero debería ser ilegal. Bajamos al portal y… ¡milagro! ¡diluvio! Como no había llovido en Madrid en meses… ¡Oeee, Oeee, Oeee, Oeeee! – Esto no tengo muy claro si lo pensé, o lo canté. Según #ElSanto, casi hasta bailé.

Así que nos fuimos a la cama, y media hora después…¡pis! (y ya sabéis que yo con pipí no me sé dormir), fui al baño… y aquello parecía las cataratas del Niágara… pero algo noté raro… “¿Habré roto aguas?”– pensé. Contraje los músculos y paró. Relajé y salió… “Nah… es pis”- me convencí.

Y me fui a la cama. #ElSanto duerme plácidamente.

“¿O he roto aguas?” “Nah… es pis”. – me (re)convencí.

Pero me vino a la mente el curso de preparto: “una vez rompes aguas, deberías fijarte en el color del líquido para saber con qué rapidez debes ir al hospital”.

“M**rda, he tirado de la cadena. ¿Y ahora qué?”

A ver, por pasos: ¿era pis o he roto aguas? Como friki que soy, tiro de Google, y le pregunto: “¿He roto aguas o es pis?” Menos mal que era Google y no Siri, que me hubiese mandado a la mi**da. Y Google ofrece 18.000 respuestas. La que me convenció, de un foro de @Enfemenino: ‘Ponte de cuclillas con un papel absorbente en el suelo, tose. Si gotea líquido al toser, es líquido amniótico.’

Y me fui al baño. Lo hice. Y mojé. Vale, vale, vale… he roto aguas… Y sí, como soy así, lo repetí 3 ó 4 veces… Dejando un par de muestrecillas en el suelo, para que #ElSanto también lo viese (yo soy mucho de “¿lo ves?, ¿lo ves?, peeero ¿lo has visto?”).

Me acerqué a él, le desperté y le dije: “Peque, he roto aguas”. “Ok, me voy a duchar y a desayunar”. (¿Desayunar? Son las 0.30) Pobre, estaba totalmente dormido. De esta conversación ni se acuerda.

¿De qué color era el líquido?” Me preguntó. Él vino a todas nuestras clases de preparto y sabía que había tres posibilidades:

       (a) Color transparente (95 %): es líquido amniótico normal. Id tranquilos al hospital.

       (b) Color verdoso: es líquido meconial. Vuela al hospital.

       (c) Color rojo: es sangre. Vuela al hospital.

“Es transparente”. “Genial” me contestó. “Nos duchamos, me tomo un café y nos vamos”.

Cuando salimos de casa pensé… “Ya está, cuando vuelva a casa, seremos tres.” No, miento, en verdad pensé:

“¡Foto! ¡Quiero una selfie antes y una después!”

(CONTINÚA: Mi Parto. Parte ii)

One thought on “Mi mini-monólogo: El parto. Parte I. ¿Es pis o he roto aguas?

  1. Eso de romper aguas yo creía que estaba más claro, vamos que de pronto venía el Niágara y punto. Ya veo que no. Yo con los dos rompí aguas en el hospital y ya estaba bastante dilatada además, y en mi caso sí vino en Niágara o un Sunami, no sé… Me encanta la prueba de la tos, por cierto 🙂
    Nos dejas en ascuas, esperamos la próxima entrega, eh?

    1. Yo también lo creía, y no es para tanto… Al menos en mi caso no lo fue, de pie casi ni goteas, por la gravedad, y sentada parece que te haces pis. Lo malo es que ahora no me creo las pelis… Jajaja!

      El viernes segunda parte 🙂

      gracias por leernos y por dejar el comentario, nos hace mucha ilusión 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *