Mini-monólogo: bye bye Chupe.

El otro día fui a por el pequeñajo a la guarde y como siempre, vino corriendo y me dio un beso. Y también como siempre, sus primeras palabras fueron ‘mamá, chupe’. Y es que en la guarde hace bastante que ya no lo utiliza, pero es salir y necesitarlo casi al instante. Y claro, como siempre, yo se lo di, pero estaba aplastado, se había pegado la tetina por dentro y al metérselo en la boca me dijo: ‘mamá, está roto’.

Read More