El gran susto.

11 de la noche de un día entre semana. Yo embarazada de 4 ó 5 meses. Imaginaos la escena.

Yo estaba, como buena embarazada-madre-trabajadora-de-un-peque-de-2-años, en estado catatónico desde las 10 de la noche que habíamos conseguido dormir al peque. #ElSanto, como Santo que es, estaba tendiendo la ropa intentando no hacer mucho ruido para no molestar a los vecinos. Y de repente oímos un golpe seco, seguido de un montón de golpes contra el suelo y al Trasgu llorando histérico como pocas veces le habíamos oído llorar.

Seguir leyendo