• Para sonreir

    No puedo evitarlo.

    ¡Lo sé, lo sé! Las comparaciones son odiosas, pero en este caso, no puedo evitarlo. Esta mañana me han mandado un vídeo de un cachorrito blanco precioso, uno de esos que todos queremos en casa y esperamos que no crezca…